• EVOLUCIÓN DEL CULTIVO DEL ALMENDRO EN CASTILLA-LA MANCHA

    Por J. Domingo Caballero

    19 de Abril   de 2020. Castilla la Mancha

     

    Período de observación:

    Del 12 al 19 de Marzo del 2020.

     

    Zona:

    Polán   (Toledo)

     

    El clima:

    Durante este periodo han predominado los días nublados y lluviosos, con temperaturas suaves, marcando una ligera tendencia al alza, en torno a los 20 ºC. Los vientos han predominado de componente O-SO no superando los 20 km/h. Lo más destacado han sido las precipitaciones prácticamente diarias, registrándose más de 30 L/m2, siendo muy puntual la caída de ésta en forma de granizo y en zonas muy concretas.

    • Temperatura: 19,3ºC a 20,5ºC Máx.  8,00ºC a 10,8ºC Mín.
    • Heladas: No se han registrado.
    • Viento: Rachas máximas de 20 km / h
    • Lluvias: 32 L/m2
    • El cielo: Nublado.

     

    El árbol:

    Todas las variedades tanto tempranas, tardías o extra tardías se encuentran en crecimiento de fruto. A la variedad Largueta le falta muy poco para alcanzar su tamaño óptimo. La variedad Guara está a más de la mitad  de su tamaño, igual que Vairo y Marinada, mientras que Penta su crecimiento se encuentra en torno al 20%.

     

    Observaciones:

    La caída continua de precipitaciones está siendo muy favorable para un buen desarrollo vegetativo de los árboles y sus frutos. Tengamos en cuenta que ya llevamos más litros/m2 acumulados que todo el año agrícola 2019. Además las lluvias primaverales continuas en el clima mediterráneo-continental no son frecuentes, incluso nulas, si miramos el histórico de años, pero este año está siendo un poco atípico en este sentido, pero muy favorable para los cultivares.  También han  acompañando las temperaturas, no registrándose ninguna helada, tan perjudiciales en esta época del año, y que más de una vez hemos visto como las cosechas en estado de crecimiento se iban al traste, parcial o totalmente en el mes de abril. Reseñar que ha habido alguna tormenta en forma de granizo, causando daños en frutos y árboles, pero en zonas muy concretas y muy delimitadas, pero con una repercusión mínima  para el cómputo general de la cosecha venidera.

    El alto grado de temperatura y humedad también han acarreado algunos inconvenientes en las plantaciones como son la proliferación de enfermedades como, monilia, cribado, fitoftora y plagas como pulgón y gusano cabezudo, todo contrastado en campo. A muchos de nuestros agricultores esto les ha cogido por sorpresa ya que no han podido tratar, por la dificultad para entrar en las parcelas debido al encharque producido en los suelos. Incluso algunos se quejaban de que habían tratado, pero no había servido de mucho,  porque a las pocas horas había llovido y el producto fitosanitario se había lavado, reduciendo su efectividad. De todas formas recomendamos tratar de forma preventiva y curativa las enfermedades, aunque lo tengan que hacer más veces de lo habitual y conlleve un sobrecoste, ya que si no lo hacen irá en perjuicio de la futura cosecha, con caída prematura de frutos y secas en los árboles.

    Plantación de Lauranne con buena cosecha

    Detalle de fruto de la variedad Lauranne

    Plantación de Marinada con buena cosecha.

    Detalle de frutos en crecimiento de la variedad Marinada

    Plantación Penta con cosecha media

    Detalle de fruto de la variedad Penta.

    Plantación de Soleta en superintensivo.

    Detalle de fruto de Soleta en superintensivo.

    Frutos afectados por tormenta de granizo.

     

    Detalle de fruto con daño por granizo.

    Aspecto general de árbol atacado por monilia.

    Detalle de rama afectada por monilia.

    Detalle de frutos secos por ataque de monilia en diferentes estados de crecimiento.

    Detalle de frutos secos por monilia.

    Aspecto general de árbol afectado por fitoftora.

    Detalle de brote con pulgón y con su depredador natural, la mariquita (Coccinella septempunctata).

     

     

     

     

Comments are closed.