• EVOLUCIÓN DE LA COSECHA DE ALMENDRA EN LA MANCHUELA DE CUENCA Y ALBACETE. Por Eduardo Casas.

    Desarrollo de la recolección

    Una vez transcurrida la primera quincena de septiembre, la evolución de la recolección de almendra en la zona de la Manchuela está siendo lenta y desarrollándose sin condicionantes  meteorológicos adversos.

    Todavía no se ha comenzado a recolectar variedades como “Largueta” o “Marcona”. En cuanto a la variedad “Guara” se podría afirmar que está recolectada al 90%, al igual que “Antoñeta”, quedando tan solo parcelas condicionadas por microclimas menos propicios para la maduración normal del fruto.

    Respecto a variedades de floración tardía, va a buen ritmo la recolección de “vairo”, “glorieta”, “masbovera”, “marta”, “ferragnes”, “ferraduel”…

    Variedades como “Constantí”, “Marinada”, y “Soleta” no se están recolectando todavía, siendo previsiblemente su estado de maduración óptimo para principios de octubre. Como puntualización, a pie de campo, se detecta que la variedad “Constantí”, en algunas parcelas se está recolectando por los problemas que presenta de caída de frutos.

    Aspecto almacén en partidora de Motilla del Palancar

    Descarga de almendra en la partidora.

    Constantí en momento óptimo para recolección.

    Carga de almendra en un árbol de 4 años de Lauranne en secano ecológico  en Hontanaya (Cuenca).

    Árbol de Vairo de 5 años en secano y ecológico en Hontanaya.

    Plantación de Lauranne de 5 años en regadío en Villanueva de la Jara.

    Recolección de Vairo y Constantí en Casasimarro

    Observaciones de interés

    Conviene puntualizar lo importante que es una correcta realización de la poda de fructificación en el cultivo del almendro, ya que no deja de ser un frutal. De hacer correctamente esta poda o no, dependerá que la maduración de los frutos de un mismo árbol sea homogénea.

    Tras haber realizado una buena estructura del árbol en la poda de formación, es vital formar una buena estructura que nos asegure una correcta aireación e iluminación de la copa del árbol para el momento óptimo de recolección. Ya se ha dicho en numerosas ocasiones, que una maduración correcta del fruto nos asegurará una exitosa comercialización, asegurándonos un fruto sin alteraciones físicas o fisiopatías que alteren  en gran medida las cualidades organolépticas.

    He aquí un ejemplo del fruto de un almendro variedad “Largueta”. De izquierda a derecha se observa los frutos recolectados desde el exterior a la parte más interna del árbol. La no correcta realización de la poda ocasiona que muchas zonas de la copa del árbol permanezcan en penumbra y poco aireadas, obteniendo frutos sin madurar, frente a los exteriores perfectamente maduros. Esto nos ocasiona muchísimos problemas en el secado y maduración final del fruto, originándose frutos con la piel rugosa y no lisa.

    Detalle de maduración del grano según la posición de la almendra en el árbol.

Comments are closed.