• EVOLUCIÓN DEL CULTIVO DEL ALMENDRO EN CASTILLA-LA MANCHA. Por Eduardo Casas.

    Estado fenológico del cultivo del almendro la zona de  La Manchuela Conquense y de Albacete

     

    Período de observación:

    Del 12 de noviembre al 4 de diciembre de 2020.

     

    Meteorología durante el último mes

    En líneas generales, durante el mes de noviembre se registraron temperaturas máximas de entre 10 y 20 ºC y unas mínimas de entre 4 y 10 ºC, pero en ningún caso se produjeron las primeras heladas.

    Ha tenido que llegar el mes de diciembre para que las últimas mañanas de rocío y escarchas del mes de noviembre, den paso a las primeras heladas del otoño.

    Concretamente, en la zona de La Manchuela la madrugada del día 2 al 3 de diciembre, se registró la primera helada tras el período estival.

    Respecto a la precipitación, ha sido bienvenida las aguas tras la post-cosecha del almendro. Como término medio, se ha llegado a registrar un acumulado de aproximadamente 100-150 l/m2 en zonas de La Manchuela conquense y albaceteña.

    Fuente: SIAR-CREA UCLM. Estación Meteorológica Villanueva de la Jara

     

    Como inconvenientes, los episodios de lluvias torrenciales registrados hace apenas 10 días, provocaron escorrentías que arrasaron con caminos y elementos naturales del paisaje.

    Conviene recordar, que además de ser un cumplimiento obligatorio en la Condicionalidad, para optar al cobro de Ayudas de la Política Agraria Comunitaria, se deben mantener todos aquellos elementos del paisaje que existen desde hace años. Los cañizales, ribazos, matorrales que actúan como dique de contención de escorrentías, se deben conservar en buen estado, con el fin de mantener el suelo y que no se originen cárcavas y desmontes que a la postre deberemos restituir.

     

    Daños ocasionados por las lluvias torrenciales. Finca El Monegrillo (Iniesta).  Foto cortesía de César Malabia.

     

     


     

     

     

    Otra muestra de los daños ocasionados por las lluvias torrenciales  Finca El Monegrillo (Iniesta).  Foto cortesía de Césasr Malabia.                                        

    Panorámica a vista de Dron. Ejemplo de mantenimiento paisajístico excelente en Finca El Monegrillo (Iniesta). Foto cortesía de César Malabia.

     

    Las plantaciones de almendro

    El estado fenológico que presentan las plantaciones de almendro de la Manchuela sería de hoja caída del 100% las variedades de floración temprana y del 80% las de floración tardía, dependiendo de la variedad y de la climatología de la zona.

    La caída de la hoja, además de producirse por la bajada de las temperaturas, el acortamiento de los días y la disminución de la intensidad lumínica, se acentúa intensamente con las primeras heladas. Tanto es así que es casi seguro que durante la primera semana de diciembre se producirá el 100 % de hoja caída en todas las variedades de almendro.

     

    Aspectos generales

     Cuando cesan los episodios de lluvias intensas, se realizan las labores de poda del almendro, en sus tres tipos. La poda de formación de plantaciones jóvenes, la poda de producción y mantenimiento de plantaciones en plena madurez, y la poda de rejuvenecimiento, que se ejecutan en plantaciones algo agotadas tras años de altas producciones.

    En cualquiera de sus modalidades, es recomendable que tras la finalización de las mismas, se realicen tratamientos preventivos fungicidas a base de cobre (materias activas y formulaciones autorizadas), para favorecer la cicatrización tanto de los cortes de poda como de las heridas provocadas en la natural  senescencia foliar.

    En cuanto al apartado de fertilización, tan solo recordar que las enmiendas orgánicas conllevan un proceso de tiempo más largo para que la planta pueda asimilarlo tras la descomposición de la misma por procesos naturales. Por tanto, es recomendable su aplicación durante los meses de noviembre y diciembre.

    Por otro lado, la fertilización mediante el uso de abonos minerales, dada su composición y formulaciones, estos tipos de compuestos están a disposición de la planta en un período corto de tiempo, por tanto se pueden retrasar más a fechas próximas al estado fenológico de yema hinchada. En cualquier caso, desde CRISOLAR, recomendamos que se hagan los preceptivos análisis de suelo antes de realizar la fertilización.

    Los departamentos técnicos de CRISOLAR realizamos un servicio de asesoramiento integral ofreciendo los análisis de suelo (disponemos de laboratorio propio), interpretación de resultados, y recomendaciones de dosis y tipos de abonados (disponemos de una amplia gama de abonos de todas las gamas, formulaciones y envasados).

    Reiteramos que es aconsejable consultar a los técnicos de Crisolar sobre los tratamientos fitosanitarios, abonado y poda que se realizan a partir de este momento. Todo como último fin, que no es otro que obtener altas producciones y de mejor calidad.

     

     

     

Comments are closed.