• ZONA CENTRO (Castilla La Mancha )

    CLIMATOLOGÍA

    Precipitaciones: Durante el mes de abril y lo que llevamos de mayo, hemos podido recuperar gran parte de los niveles hídricos que se habían perdido, oscilando las precipitaciones en la mayor parte de los municipios de Castilla-La Mancha, de 80 a 150 mm/m2. No olvidemos que desde el mes de octubre apenas habían caído unos 70 mm/m2 y la situación empezaba a ser muy preocupante. Estas lluvias han venido a paliar en cierta medida la situación de estrés hídrico en que se encontraban los árboles.

    Temperatura: Desde mediados de abril no se ha registrado mucha oscilación térmica, predominando las temperaturas suaves comprendidas entre 8 y 20 ºC, lo cual ha favorecido el buen desarrollo de los cultivos, ya que veníamos de unos meses con temperaturas más bajas de lo habitual en la zona,incluso alguna helada, que han provocado en muchos casos una semi-parada vegetativa en los árboles.

    Viento: El viento ha sido principalmente de componente S-SO suave, aunque un par de días se registraron velocidades de hasta 70 km/h provocando caída de algunos frutos al suelo. Sin embargo esto ha sido muy puntual y de poca importancia.

    ESTADO DEL CULTIVO DEL ALMENDRO

    Hasta la llegada de las lluvias, las plantaciones de almendro se encontraban en una situación complicada, ya que desde la recolección apenas se habían producido precipitaciones para un desarrollo medianamente aceptable.

    A principios de año, hizo frío y las plantas estaban en parada invernal como sucede normalmente, pero a finales de febrero-primeros de marzo hubo una subida de temperatura de hasta 28 ºC en algunos sitios, provocando una fuerte actividad vegetativa y dando lugar a una floración masiva de todas las variedades. En apenas 10 días teníamos todas las variedades en floración, solapándose incluso tempranas con tardías. Esto supuso un buen cuajado de fruto, pero después vinieron dos días con heladas muy puntuales que hicieron bastante daño en algunas zonas concretas.

    Como consecuencia de todos estos cambios bruscos de temperatura nos encontrábamos a mediados de abril con árboles empezando a echar la hoja.

    Gracias a las últimas precipitaciones el aspecto del campo ha cambiado totalmente y todas las variedades se encuentran en engorde de fruto, con un buen tamaño, desarrollo normal y con una cosecha superior a lo que se esperaba en principio.

    OBSERVACIONES DE IMPORTANCIA

    El año viene siendo un tanto anómalo en todos los sentidos, cambios bruscos de temperatura, precipitaciones escasa al principio, vientos de moderados a fuertes e incluso granizadas puntuales de importancia con la llegada del mes de mayo.

    Todo esto produce desequilibrios importantes en el desarrollo biológico de nuestras plantaciones.

    Así mismo, se ha detectado pulgón, araña roja y orugueta en los árboles con un mes de adelanto respecto a otros años.

    En cuanto a las enfermedades, hasta ahora debido a la ausencia de lluvias, no se habían observado daños pero en los últimos días debido a la humedad y a la subida de temperaturas, empiezan a aparecer los primeros síntomas.

    Ante esta situación, se recomienda  tratar de forma preventiva o curativa, según los casos, lo antes posible, identificando la enfermedad concreta de cada parcela para poder tratar con la materia activa adecuada.

    Detalle de fruto de Vairo en Los Yébenes

    Detalle de fruto de Marinada en Motilla del Palancar

    detalle de fruto de Guara en Los Yébenes

    Árbol de marinada en Motilla

     

    Detalle de pulgón en rama de almendro

Comments are closed.